346




No obstante, una vez contemplé un rostro que carecía de esa hostilidad convulsiva, ese aire insatisfecho y suspicaz, una cara cuya mirada no era letárgica ni sonámbula. 
Y tú también la has visto antes. Aunque lo que has visto no es más que una máscara para interpretación de un papel. 

La mujer justa. Sándor Márai

3 comentarios:

Luciérnaga sin luz dijo...

un retrato con una fuerza increíble!
saludos!

alicia dijo...

Gracias Luciérnaga!!

chapiniki fotos dijo...

Vaya retrato captaste en plena calle, eso es dar en el blanco.

Enhorabuena.

Saludos.